Seguidores

Señor:

Soy tu hija amada y también soy la que menos lo merece.


Te amo padre porque tu me amaste primero, por que me viste cuando nadie mas me veía.

Porque pagaste por cada una de mis faltas.
Por que veo tu fuerza en mi debilidad.

Ayer Señor sacaste mis pies del lodo y cumpliste tu promesa que nadie me arrebataría de tu mano y me sacaste ilesa.

Solo necesite pronunciar tu nombre en mi memoria para que tomaras mi mano derecha y me dijeras:

                                             yo te ayudo.

Hoy señor solo se me nubla la vista de vergüenza y agradecimiento,
hoy soy tuya y me se amada.

Gracias por el cielo que dibujas en mis mañanas,
gracias por la seguridad que me das con tus palabras,
gracias por tus manos que me acarician el alma,
gracias por que no lo merezco y tu me lo das...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

nada mas aquellos que salen de la oscuridad, temblorosos y llenos de dudas, reconocen que la voz del Señor es luz que abraza.

gracias cariño por estas palabras.

te amo

Ana dijo...

:)
es verdad, sol0 las personas que
buscan la paz despues de intentar conseguirla por sus propias fuerzas y descubrrir que la paz no se obtiene asi...sabemos lo que representa la dulce voz del Principe de Paz llamándonos a descnasar en El :)